26 de agosto de 2015

VIRGILIO, LA ENEIDA



Virgilo en El Parnaso pintado por Rafael
VIRGILIO
Publio Virgilio Marón fue un poeta latino que escribió poesía épica, poesía didáctica y poesía pastoral. 

Nacido en Andes cerca de Mantua, hijo de padres modestos, Virgilio tuvo una educación esmerada y estudió retórica y lengua y filosofía griegas en Cremona, Milán, Roma y Nápoles.

Estudió también algo de medicina, matemáticas y filosofía, adquiriendo una selecta cultura.
Autor de las Bucólicas y las Geórgicas y la Eneida.

A la muerte de su padre se traslada a Mantua y administra la heredad paterna. 



Vista de Mantua


La vida en el campo era su ambición más firme y a ella se dedica reflejándola en las Bucólicas poemas pastoriles a los que llama Églogas

A los treinta y cuatro años se retiró a Nápoles para escribir su poema las Geórgicas, con la intención de encaminar las energías del pueblo romano al ejercicio de la agricultura.



Virgilio leyendo la Eneida a a Augusto, Octavia y Livia por Jean-Baptiste Wicar,1790


Fue protegido por Mecenas y por el emperador Octavio Augusto.


Escribió la Eneida y para finalizarla viajó a través de Grecia para ver los lugares que había mencionado y descrito. 

Debido a la navegación su salud se debilitó y regresó a Italia enfermo. 

En su lecho de muerte pidió que la obra fuera destruida, pero su petición fue descartada por el emperador Augusto.

Finalmente falleció en Brindisi, el 21 de septiembre de 19 a. C.


LA ENEIDA
Virgilio leyendo la Eneida a Augusto y su familia por Ingres, 1812


La Eneida, es un poema épico que muestra la faceta pública de la poesía de Virgilio.

La obra canta los orígenes y la grandeza de Roma, las virtudes del pueblo romano y crea una mitología propia para la nación. 

Para ello Virgilio escogió la conocida figura legendaria del héroe troyano Eneas. 

A traves de la Eneida, Virgilio favorece la idea del origen divino del emperador Augusto, pues lo hace descendiente del héroe Eneas y de la diosa Venus.

ESTRUCTURA DE LA ENEIDA


Se dice que el poeta trabajó durante  doce años  en la composición de esta obra maestra que dividió en doce cantos.

Virgilio comienza la Eneida con una invocación a la musa de la poesía, donde señala el tema de su obra y pide la ayuda divina para inspirarse.

Los seis primeros imitan la Odisea de Homero y cuentan los viajes de Eneas hasta llegar a Italia.

Los seis cantos restantes imitan a la Iliada de Homero y cuentan las luchas de Eneas y sus compañeros para conquistar el territorio.

ARGUMENTO DE LA ENEIDA A TRAVÉS DE LA PINTURA

Eneas escapando de Troya por Pompeo Batoni, circa 1750

Al principio, el héroe troyano Eneas logra huir de Troya incendiada llevando sobre los hombros a su anciano padre, Anquises, y a su hijo Ascanio de la mano.

En el incendio de la ciudad Eneas pierde a su mujer Creusa que muere.

Eneas saliendo de Troya por Federico Barocci, 1598



Eneas reúne una flota y zarpa con los supervivientes troyanos rumbo a Tracia, Delfos, Creta, Epiro.


Paisaje con Eneas en Delos por Claude Lorrain (1600-1682)



Más tarde, evitando los escollos de Escila y Caribdis, alcanza las costas de Sicilia donde muere su padre Anquises y por último llega a las playas de África.


Venus y Juno propician los amores de Dido, la reina de Cartago, con Eneas.


Paisaje con la unión de Dido y Eneas por Gaspard Dughet 




Júpiter recuerda a Eneas su destino y el troyano abandona a Dido.

La reina se suicida, tras la partida del héroe se hiere con la espada de Eneas y se arroja a una pira con los recuerdos de su amado.

Las maldiciones de la reina despechada hacia Eneas y su estirpe serán la causa de la eterna enemistad entre Roma y Cartago y de las guerras púnicas.


La muerte de Dido por Joseph Stallaert, 1872 

De camino a su destino en Italia, a Eneas se le aparece el alma de su padre Anquises y le pide que vaya a verlo al Averno.




Eneas y Anquises en el Hades por Alexandre Ubeleski (1649 – 1718)


Eneas acompañado de la Sibila de Cumas, recorre los reinos de Plutón, y Anquises le muestra toda la gloria de los romanos, su futura estirpe.


Eneas y la Sibila de Cumas por François Perrier. Ca. 1646

La última parte narra la llegada de Eneas a Italia donde el rey Latino lo recibe en paz y le da la mano de su hija Lavinia para así cumplir una antigua profecía.



Eneas en la corte de Latino por Ferdinand Bol, circa1661



Este hecho provoca la ira de Amata, esposa de Latino, y de Turno, rey de los rútulos, a quien Latino había prometido la mano de su hija Lavinia.


Venus presentando sus armas a Eneas por Nicolas Poussin (1594-1665)


Eneas recibe de su madre, Venus, unas armas forjadas por Vulcano, el esposo de la diosa.
De esta manera se prepara para sostener una guerra con el rey Turno.




Eneas derrota a Turno por Luca Giordano (1634-1705)

Los últimos episodios de la obra se centran en el enfrentamiento personal entre Turno y Eneas.

En la última batalla, debe tener lugar un duelo entre Eneas y Turno pero los soldados de este consiguen herir al príncipe troyano.



Sin embargo, Eneas es curado de su herida por su madre, la diosa Venus.


Venus curando a Eneas por Merry-Joseph Blondel, 1815



Se rompe un pacto entre los dos ejércitos y finalmente el rey Turno muere a manos de Eneas.



La victoria le otorga al héroe troyano la mano de Lavinia, princesa del Lacio.



Según Virgilio, el linaje romano de Augusto procede de Venus a través del hijo de Eneas, Ascanio, que habría fundado la ciudad de Roma. 

Virgilio leyendo la Eneida a Augusto, Livia y Octavia por Ingres 


LOS PERSONAJES DE LA ENEIDA
Venus apareciéndose a Eneas y a Acates por Giacinto Gimignani (1606–1681)

Además de conocidos dioses de la mitología grecorromana como Júpiter, Juno, CupidoVenus o Vulcano, en la Eneida aparecen muchos personajes humanos, guerreros, reyes y héroes.

Eneas: Héroe troyano, hijo de Venus y Anquises 
Creusa: primera esposa de Eneas.
Ascanio o Iulo: hijo de Eneas
Anquises: padre de Eneas
Acates: Héroe troyano, amigo fiel de Ulises

Dido: reina de Cartago enamorada de Eneas
Latino: rey de Lacio
Lavinia: segunda esposa de Eneas, hija de Latino
Turno: prometido de Lavinia

LOS VIAJES DE ENEAS








24 de agosto de 2015

EL PANCHATANTRA, EL LEÓN Y LA LIEBRE





EL PANCHATANTRA

El Panchatantra es la colección más antigua de fábulas fechadas entre los siglos II y VI de nuestra era.

Es una recopilación de unos setenta relatos breves en prosa: cuentos, fábulas e historias moralizadoras hindúes escrita en sánscrito. 

Tal y como nos ha llegado hasta la actualidad, la versión india más completa consta de cinco libros, que atesoran un total de setenta y tres piezas en prosa intercaladas de poemas que, a manera de estribillo, ayudan a memorizar el mensaje esencial de la narración.



El Panchatantra constituye un excepcional vehículo de conocimiento del universo indio, que nos transporta de lo real a lo fantástico continuamente, rompiendo los límites del tiempo y el espacio, con un pasado indefinido que se convierte en espiral y un medio físico que se transforma en umbral de lo mágico. 
Se trata de un producto típicamente hindú, pues su hilván narrativo va engarzando los cuentos, unos dentro de otros.



Las fábulas tratan de temas como la amistad, la pérdida de la propiedad y la guerra. 

Su propósito original era instruir a un príncipe joven sobre cómo obtener el éxito en la tierra. 

El texto sánscrito original se ha perdido, pero del Panchatantra se hicieron muchas redacciones y refundiciones, además de traducciones a otras lenguas.



CALILA Y DIMNA





Para el lector español la más importante versión de esta obra es la realizada por encargo del todavía infante y futuro rey Alfonso X el Sabio: nuestro Calila y Dimna, cuya influencia en España cala en la obra de Ramón Llull, el Arcipreste de Hita y el Conde Lucanor.

El Panchatantra es un magnífico reportaje de la India sempiterna, donde se unifican mitología y costumbre, realidad y fantasía.
Aquí puedes leer una de las fábulas del Panchatantra:







EL LEÓN Y LA LIEBRE

En una montaña llamada Mandara, había un león nombrado Durdanta. Dicho león se entretenía en hacer una continua matanza de animales. Estos se unieron y le enviaron representaciones.



"Señor —le dijeron— ¿por qué destruís así a todos los animales? Todos los días os enviaremos a uno de nosotros para que os alimentéis."



Y así fue. El león, a partir de entonces, devoró todos los días a uno de aquellos animales.



Cierto día, una liebre vieja, a la que le llegó el turno de servir de pitanza, se dijo para sus adentros: 

—"No se obedece más que a aquel a quien se teme. Y eso para conservar la vida. Si debo morir, ¿de qué me va a servir el demostrar sumisión al león? Voy, pues, a tomarme tiempo excesivo para llegar hasta él. No me puede costar más que la vida ¡y ésa la he de perder! Así habré pasado mis últimos momentos completamente desligada de las cosas de aquí."

Se puso en marcha, aunque fue deteniéndose por el camino, aquí y allá, para masticar algunas sabrosas raíces.

Por fin llegó a donde estaba el león y este, que tenía hambre, le dijo colérico, en cuanto la vio:

—¿Por qué vienes tan tarde?
—No es mía la culpa —respondió la liebre—. He sido detenida en el camino y retenida a la fuerza por otro león, al que he jurado volver a su lado, y vengo a decírselo a vuestra majestad.
—Llévame pronto —dijo furioso el león— cerca de ese bribón que desconoce que soy todopoderoso.

La liebre condujo a Durdanta junto a un pozo profundo. Allí le dijo:

—"Mirad, señor; el atrevido está en el fondo de su antro". 

Y mostró al león su propia imagen, reflejada en el agua del pozo.

El león, hinchado de orgullo, no pudo dominar su cólera, y, queriendo aplastar a su rival, se precipitó dentro del pozo en donde encontró la muerte.


Lo cual prueba que la inteligencia aventaja a la fuerza. La fuerza desprovista de inteligencia no sirve de nada.



























23 de agosto de 2015

CHRÉTIEN DE TROYES, LANCELOT O EL CABALLERO DE LA CARRETA



Chrétien de Troyes en su estudio según un grabado de la BNF


CHRÉTIEN DE TROYES
Chrétien de Troyes es un escritor francés de finales del siglo XII (circa 1135 - circa 1181).
Son muy escasos los datos biográficos que tenemos sobre este autor.
Es probable que naciera en la ciudad de Troyes, en la región de Champaña-Ardenas, pero ningún documento lo certifica.


Casas medievales en la ciudad de Troyes en en la región de Champaña-Ardenas

Chrétien de Troyes está considerado como la cumbre de las letras francesas de su tiempo y el precursor de la novela moderna.
Destaca por su habilidad narrativa y por su finura en el análisis psicológico de los personajes.


Se cree que fue un poeta o  un trovador, autor de novelas en verso, de la corte de María de Champaña, la llamada princesa de los trovadores. 


Letra capital con un supuesto retrato 
de María de Champaña


Chrétien de Troyes escribió sus obras por encargo y bajo el patrocinio de María de Champaña y de Felipe de Alsacia, conde de Flandes.


Miniatura de un banquete en una corte medieval


NOVELAS DE CHRÉTIEN DE TROYES
Chrétien es el primer novelista francés de nombre conocido, pues otras novelas anteriores a él son anónimas.

La obra de Chrétien de Troyes está compuesta en pareados de ocho sílabas. 

Esta es la forma métrica que escogió para componer sus cinco grandes novelas. 


Cuatro de sus novelas están acabadas:
Erec y Enid
Cligés 
Yvain o El caballero del león  
Lancelot o El caballero de la carreta 

Dejó inacabada una quinta novela:
Perceval o El cuento del Grial

Santo cáliz de Valencia


LANCELOT O EL CABALLERO DE LA CARRETA


Lancelot ou le Chevalier de la charrette es la tercera novela artúrica escrita por Chrétien de Troyes . 

Se compuso entre 1176 y 1181 a petición de María, condesa de Champaña, hija de Leonor de Aquitania. 

Esta novela en versos octosílabos es parte del Ciclo de Santo Grial, cuyos cuatro volúmenes se conservan en la Biblioteca Nacional de Francia bajo las signaturas FR 113 a FR 116. 

Chrétien de Troyes iniciaría con El caballero de la carreta la glorificación de los valientes caballeros de la Tabla Redonda conformando en la materia artúrica un modelo literario procedente tanto del elemento fabuloso de raíces célticas como del universo cortés en el que el autor lo inscribe.


Los caballeros de la Tabla redonda 
y el Santo Grial


Lanzarote o el caballero de la carreta presenta similitudes en sus amores imposibles con la leyenda de los enamorados Tristán e Iseo.


ARGUMENTO DE EL CABALLERO DE LA CARRETA

La novela se inicia con la corte del rey Arturo reunida en la fiesta de la Ascensión.

El malvado Meleagant ha secuestrado y tiene prisionera a la reina Ginebra. 

Lancelot, caballero del rey Arturo, se dispone a rescatar a la reina Ginebra de quien está enamorado.
Lancelot se arrodilla ante la reina Ginebra

Para alcanzar su meta de salvar a la reina, Lancelot tiene que superar una serie de pruebas y hacer sacrificios a lo largo de un viaje iniciático. 

Lancelot pasa el puente de la espada

Una de las pruebas por la que tiene que pasar es la causa por la que se lo denomina caballero de la carreta. 

Con el fin de salvar a su señora, Lancelot  sube a una carreta para convictos conducida por un cuidador de ganado, signo de la mayor vergüenza social en la Edad Media para un caballero. 

Lancelot y la prueba de la carreta


Así, pierde su honor y es condenado al ostracismo por el mismo código de caballería que le impone el sacrificio.

Esta novela es un buen ejemplo de fin'amor o fol'amor o el amor cortés, el modelo de amor por excelencia de la literatura medieval.


El beso de Lancelot y la reina Ginebra en presencia de Galehaut


Chrétien de Troyes es el primero en mencionar dos elementos claves en la materia de Arturo: El Grial y los amores adúlteros de Lancelot y la reina Ginebra. 


El encuentro en la escaleras del torréon 
por Frederick William Burton,1864 


INICIO DE EL CABALLERO DE LA CARRETA


Ya que mi señora de Champaña quiere que emprenda una narración novelesca, lo intentaré con mucho gusto; como quien es enteramente suyo para cuanto pueda hacer en este mundo. Sin que esto sea un pretexto de adulación. En verdad que algún otro podría hacerlo, quien quisiera halagarla, y decir así -y yo podría confirmarlo- que es la dama que aventaja a todas las de este tiempo; tanto como el céfiro sobrepasa a todos los vientos que soplan en mayo o en abril. ¡Por mi fe, que no soy yo el que desea adular a su dama! ¿Voy a decir: «Tantos carbunclos y jaspes vale un diamante como reinas vale la condesa?» No, en verdad. Nada de eso diré, por más que, a pesar de mi silencio, sea cierto. Sin embargo voy a decir simplemente que en esta obra actúan más sus requerimientos que mi talento y mi esfuerzo.


Empieza Chrétien su libro sobre El Caballero de la Carreta. Temática y sentido se los brinda y ofrece la condesa; y él cuida de exponerlos, que no pone otra cosa más que su trabajo y su atención.


Así que en una fiesta de la Ascensión había reunido el rey Arturo su corte, tan rica y hermosa como le gustaba, tan espléndida como a un rey convenía. Después de la comida quedóse el rey entre sus compañeros. En la sala había muchos nobles barones, y con ellos también estaba la reina. Además había, a lo que me parece, muchas damas bellas y corteses que hablaban con refinamiento la lengua francesa...

GODEFROI DE LEIGNI
Por causas que desconocemos Chrétien de Troyes no terminó su novela y el roman fue finalmente concluido por su discípulo Godofredo de Leigni.

Sir Gauvain D'Orcanie y el clérigo 
de El caballero de la carreta



La novela de El caballero de la carreta concluye con una explicación de la doble autoría de Chrétien de Troyes y de Godefroi de Leigni:



"Señores, si yo dijese más, sería fuera de materia. Por eso me dispongo a acabar: aquí termina mi relato. 

Godefroi de Leigni, el clérigo, ha llegado al final de La Carreta. Nadie le reconvenga ni le reproche haber llevado su tarea más allá de Chrétien, pues ha obrado de acuerdo con él, que la comenzó. Su parte comprende desde que Lanzarote fue encerrado en la torre hasta el fin de la historia. Tal es su parte, ni más ni menos. De otro modo, saldría perjudicado el cuento."



Se suele considerar que Chrétien de Troyes escribió la obra por encargo de María de Champaña, cuya corte era un centro difusor de los valores del amor cortés, y que la condesa le habría impuesto el tema y el tono del relato. 


Primer beso de la reina Ginebra y Lancelot


El caballero de la carreta es una reivindicación del amor trágico frente a los valores del matrimonio y la caballería, es posible que Chrétien dejara la obra inconclusa por estar en desacuerdo con estas ideas, tan opuestas a las que había defendido en sus otras obras.


La dama del Santo Grial 
por Dante Gabriel Rossetti, 1874.